Blog

Toledo

La tecnología aplicada al patrimonio de los destinos turísticos es clave para impulsar la transformación digital del turismo, a la vez que permite un mayor conocimiento de los recursos turísticos, lo que contribuye a una visita más completa del destino. El patrimonio cultural y natural siempre había necesitado al turismo para su sostenimiento, pero será ahora el turismo quien necesite al patrimonio para reactivar las visitas tras el COVID19.

El pasado 21 de julio se celebró en el cigarral del Ángel de Toledo una jornada informativa sobre ‘Destinos Turísticos Inteligentes’ organizada por Segittur y ABC Castilla-La Mancha, en la que se habló de las condiciones y pautas para la nueva visión del turismo.

En ella se contó con la participación de GVAM, empresa especializada en la digitalización del patrimonio cultural y natural, en el desarrollo de tecnología turística para museos, monumentos y destinos, aportando nuestra visión y años de experiencia en el ámbito de la tecnología aplicada a los destinos turísticos con patrimonio.

Precisamente en Toledo contamos con dos casos de éxito: la APP de la ciudad, dentro del proyecto Appside para las 15 ciudades del Grupo Ciudades Patrimonio Mundial de la Humanidad; y la APP de visita del Museo del Ejército en el Alcázar.

Llevamos más de 10 años trabajando en la transformación digital del turismo y del patrimonio, mucho antes de que llegase el COVID19 y lo acelerase todo. Contamos con el más amplio repertorio de APP turísticas publicadas en España y fondos digitalizados de miles de monumentos, museos, ciudades, etc. Somos miembros de la Red DTI, que lidera SEGITTUR, y estamos coordinando la nueva norma UNE para aplicaciones móviles de destinos turísticos.

En estos momentos, según las iniciativas públicas para la recuperación, vemos que, si el patrimonio cultural y natural siempre había necesitado al turismo para su sostenimiento, será ahora el turismo quien necesite al patrimonio para reactivar las visitas. Es decir, los recursos patrimoniales serán la punta de lanza para llamar la atención de los turistas que buscan otra manera de visitar y disfrutar sus vacaciones.

Del mismo modo, para aprovechar esta trasformación, la mera tenencia de patrimonio bien sea cultural, natural, etnográfico, etc., no servirá por sí mismo para crear negocio. Se deben activar políticas de gestión e innovación, donde la tecnología y la digitalización jueguen un papel destacado.

En GVAM, hemos querido destacar las seis actuaciones que permitan que el patrimonio y su versión digital puedan convertirse en ese factor renovador e impulsor del turismo:

  1. La digitalización del patrimonio: El primer paso es digitalizar el repositorio de recursos turísticos patrimoniales. Crear representaciones digitales del patrimonio físico para usos novedosos como la Realidad Aumentada, Virtual, la gamificación, etc. siendo necesaria también la producción de contenidos textuales y audiovisuales que las plataformas digitales necesitan. Además de esto, en nuestra empresa, estamos desarrollando sistemas de adaptación automatizada del contenido mediante tecnologías de Inteligencia Artificial que permitan crear versiones de un contenido en tiempo real para que sea más atractivo a cada tipo de visitante, canal y contexto.
  2. El visitante: Lo siguiente es identificar los perfiles de turista y dotarles de significado para los sistemas digitales. Convertir al visitante, sus intereses y su experiencia en un hecho semántico permite que las máquinas conozcan y puedan interactuar con él de manera natural dentro del destino.
  3. Crear ofertas integradas recursos – visitantes: Se trata de juntar ambas entidades (patrimonio digitalizado y perfil digital visitante) y seleccionar la oferta que mejor se adapta. En GVAM desarrollamos sistemas para que estas ofertas no sean rígidas sino dinámicas y se adapten en tiempo real a lo que el visitante desea, a los cambios de la oferta y a la información de contexto (fechas, posición, clima, etc.).
  4. Medición: Recuperar los datos de las interacciones entre visitantes y el patrimonio nos sirve para mejorar la oferta digital. Pero el diseño de las herramientas de captación de datos debe estar orientado desde el principio para ser eficaz. Es necesario contar con expertos que sepan de tecnología y también de negocio, de manera que la explotación de los datos se produzca de manera inmediata, productiva y sostenible.
  5. Sistema modular e integrado: Nuestras aplicaciones y contenidos digitales se pueden conectar con otras herramientas y con las plataformas de datos de la ciudad. Pero también buscamos que sean coherentes con los objetivos de los planes estratégicos de los destinos. Desde GVAM trabajamos mano a mano con consultores locales y luego estos con el destino para que las aplicaciones tecnológicas tengan sentido y contribuyan al éxito de estos planes.
  6. Finalmente, todo esto tiene que llegar al visitante, a los residentes y a los negocios turísticos de la ciudad. Es lo que podemos llamar “la última milla”, la última capa de aplicaciones para que el patrimonio “llegue” al visitante y aplicaciones para poder gestionarlo. Aquí tenemos sistemas para ordenar flujos, oficinas de turismo, señalización, aparcamiento, así como para vincularlo con las compras en el pequeño comercio local.

La mejor tecnología aplicada al patrimonio es aquella que no se ve, que no lo substituye, que no estorba. Aquella que actúa como una palanca natural que nos ayuda a remover con facilidad los obstáculos (distancias, idiomas, desconocimiento, ansiedad…) y nos acerca al objetivo deseado del disfrute de lo real. Nuestro objetivo en GVAM es desarrollar tecnologías respetuosas con el visitante, que promuevan la confianza en los usuarios y que se anticipen a sus deseos.

Blog, Destinos Turísticos Inteligentes, Tecnología e Innovación

1 comentario
  1. Fatima Reolid
    Fatima Reolid
    30 agosto, 2021 en 16:40

    Gracias por la aportación. Muy interesante.

    Responder
Dejar un comentario

Su email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *