Blog

Hace unos días, el 19 de octubre, entró en vigor el Real Decreto sobre la organización de las enseñanzas universitarias en España. Viendo los medios de comunicación (sobre todo escritos) se observa cómo diferentes actores implicados en el tema continúan desafiando la propuesta normativa, defendiendo su posición ante este nuevo cambio en el sistema universitario, y esperando conseguir resultados muy positivos como otros ya han logrado.

Uno de los colectivos que ha alcanzado sus objetivos apenas ha sido tomado en consideración en los medios, aunque los efectos que tendrá sobre la comunidad universitaria, el empresariado y la sociedad bien vale una explicación.

El turismo, después de más de 70 años de estudios en este país (24 de ellos como estudios universitarios), ha conseguido ser reconocido como área de conocimiento en la universidad española.

Para muchas personas, quizás, este hecho resulte anecdótico. Para otras, sin lugar a dudas, representa recoger el fruto de años de reivindicación. Asumir que el turismo es, por fin, un área de conocimiento implica reconocer que sí es un campo del saber caracterizado por la homogeneidad de su objeto de estudio, que posee una tradición histórica y que existen comunidades de profesores e investigadores, nacionales y/o internacionales.

Que turismo haya sido incluido en el anexo I del Real Decreto abre una ventana de posibilidades para que estos estudios universitarios se ordenen coherentemente. Iniciar este camino, pasa por establecer departamentos de turismo, por ser quienes se encargan de organizar y desarrollar la investigación, las enseñanzas y otras actividades universitarias.

A ellos se les adscribirán los estudios de turismo (grado, máster y doctorado). A ellos se dirigirá el alumnado para poder presentar becas de colaboración y de investigación en igualdad de condiciones que el resto.

Será desde ellos desde donde se posibilite, ahora sí, establecer las ofertas públicas de personal docente e investigador, para que cientos de personas ya acreditadas en turismo sobrepasen el techo de cristal que existe en la actualidad, accediendo con los mismos criterios a cualquier concurso (igualdad, mérito y capacidad).

Significa integrar en la universidad personal con un nivel de formación turística acorde a su labor docente e investigadora, lo que beneficiará considerablemente el nivel de calidad de la formación universitaria. Supondrá que quienes investigan en turismo dentro y fuera de España podrán realizar estancia en departamentos afines con sus estudios e investigaciones.

Existen en España 89 títulos de grado en turismo, 31 másteres en turismo y 12 doctorados en turismo (RUCT, 2021)¿Cuántos departamentos de turismo existen en las universidades públicas españolas?¿Cómo es posible ordenar estas enseñanzas desde departamentos con áreas de conocimiento distintas, con miradas particulares sobre el turismo, sin un mínimo consenso sobre contenidos, perfiles y especializaciones?

Si miramos a la investigación en turismo, la situación no cambia sustancialmente: en este país quienes investigan en turismo no publican en revistas de turismo porque si bien las aportaciones son en muchos casos excelentes, el impacto de las revistas no. Y no es porque estas no estén haciendo todo lo humanamente posible para posicionarse en los rankings. Sencillamente, es porque las investigaciones buscan los soportes de difusión asociados a su área de conocimiento. Y puesto que en España no ha habido departamentos a los que adscribir profesorado e investigación en turismo, se ha difuminado toda la labor científica en revistas disciplinarias de Economía, Geografía, Sociología, Derecho, Márketing, Empresa, etc.

Así hemos vivido durante décadas quienes decidimos estudiar turismo en la universidad: según donde decidías realizar la carrera la calidad, los contenidos, la especialización y la profesionalidad variaba. Solo hay que echar un vistazo a los informes sobre los estudios españoles para ver en qué posición quedan los de turismo.

Hemos trabajado mucho para ser el primer país en llegadas, en calidad turística, en satisfacción del visitante y en dar a quienes llegan la mejor de las bienvenidas. Ahora deberemos apostar, también, en hacer de este un país líder en formación e investigación turística.

Formación turística

5 comentarios
  1. Luís Mota Figueira
    Luís Mota Figueira
    3 noviembre, 2021 en 14:49

    Abraço e votos de futuro para uma área tão complexa e em todas as ciências se encontram! Naturais e Humanas

    Responder
  2. David
    David
    4 noviembre, 2021 en 08:55

    Mas vale tarde que nunca. Pero no hacía falta esperar tanto, más cuando hablamos de un sector tan estratégico.

    Responder
  3. Celia
    Celia
    4 noviembre, 2021 en 20:43

    Qué buena noticia! Enhorabuena!!

    Responder
  4. Mónica P.
    Mónica P.
    7 noviembre, 2021 en 16:37

    Gracias, era algo que se estaba reveindidicando desde hace tiempo.

    Responder
Dejar un comentario

Su email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *